jueves, 4 de septiembre de 2014

Capitulo 10

Zayn

Felinda paseaba por el avión privado con unos lentos andares dignos de una elegante y seductora secretaría como lo es ella.
Esta vez no llevaba su traje de oficina,iba vestida informalmente y con el pelo recogido,le hacia ver mejor su tan suave y definido rostro.
Cada vez que pasaba por mi asiento me dedicaba una sonrisa y volvía a sumergirse en sus asuntos de secretaría.
Por fin nos íbamos de aquí y suponía estar en Texas una larga temporada,me moría de ganas de ver que tal estaba allí el percal.
Felinda volvió a pasar por mi lado,esta vez su mirada estaba mas oscurecida.
Esta chica sabe lo que quiere,yo también lo sé.
La miré.

Fue hacia los baños y se perdió.
-Cuídame el sitio Max.-Dije levantándome.
El puso los ojos en blanco y siguió escuchando su repertorio de música.
Ande hasta los baños del avión y allí estaba Felinda atendiendo una llamada.
Me acerqué hasta ella y cogí su móvil.
-Esta ocupada.-Dije y colgué.
Ella abrió mucho los ojos.
-Era Jack.-Dijo.
Los huevos se me subieron a la garganta.
-¿Y por qué no me lo has dicho?.-Se encogió de hombros.-Bueno,se podrá solucionar.
Cogí su brazo y tiré de el hasta que se levantó.
La apreté contra mi y bajé mis manos suavemente hasta su trasero.
-Mm.-Dijo muy bajo.
Cerré las cortinas y la metí en el baño.
Pose mis labios en los suyos y la besé,lo mas bestia pero a la vez apasionado que pude.
Mm,que labios tiene,que mujer mas bella.
Ella contestó deslizando sus dedos por mi nuca hasta llegar al final de mi torso,tiró de mi camiseta hacia arriba y me la sacó.
Metí mi mano por debajo de su pantalón,ella volvió a gemir al sentir el contacto frío de mi mano en su piel.
Era como una niña controlada por mi.
Bajé sus pantalones,cogí sus muslos y la subí.
Le quité la camiseta y ahogué mis besos entre pecho y pecho.
Saqué un preservativo del bolsillo de mi chaqueta,la cual me arrancó al sacarlo.
Lo abrí y con cuidado me lo coloqué.
Bajé sus bragas y la subí en la pared.





Al terminar,Felinda me miró avergonzada por sus actos y salió del baño arreglándose el pelo en una coleta.
Me miré en el espejo colocándome bien la corbata.
-Muy bien hecho Zayn.-Le dije a mi reflejo sonriendo y salí.
Ella ya no estaba,se había ido lejos,seguramente para no verme.
En fin,ya me daba igual.
Llegué a mi sitio y me senté.
Max estaba durmiendo.
-Pasajeros abrochen sus cinturones,el avión esta apunto de aterrizar,gracias por utilizar nuestra compañía aérea.
Le pegué una bofetada a Max y abroché mi cinturón.
-¡Eh!.-Dijo medio dormido.
-Despierta marmota,que ya estamos llegando.
Me miró con odio y se calló.

El avión aterrizó y salimos,cogimos nuestras maletas y pedimos un taxi.
-¿A dónde iremos?.-Dije.
-Al congo.-Dijo Max todavía enfadado.
Puse mis dos dedos en su sien representando una pistola e hice como si le disparara. Avisando así,lo que le podía pasar como siguiera cabreado.
Miré hacia la ventana y todo iba muy tranquilo hasta que alguien me llamó.
-¿Diga?.-Contesté.
-¿A ti qué te pasa?
Esa voz,era Jack. 
Me cagué en los calzoncillos,me puse pálido.
-¿A mi? Nada.
-No te hagas el gracioso.-Dijo.-¿Tu qué haces follando con una secretaría?
Abrí mucho los ojos.
-¿Yo?
-¡Si! ¡Tu!
Por su tono si hubiera estado a mi lado me habría partido la cara.
-Vamos Jack,no te enfades.-Dije.
-Que te calles.
Obedecí.
-¿Por qué me has colgado? ¿Es qué eres idiota?
-No.-Dije.
-¡Que te calles!
Me volví a acojonar.
-Cuando vaya a Texas te meteré dos tiros en la boca,por imbécil.-Dijo y colgó.
Con esto último tragué saliva y maldije todo lo que se me pasó por la cabeza.
-¿Qué pasa?.-Me preguntó Max.
-Que viene a Texas.
-Mierda.-Dijo.