sábado, 23 de agosto de 2014

Capitulo 8

Zayn

Empezaba a estar harto de que siempre apareciera dando por culo y estropeando todos mis trabajos.
Algo iba a hacer ya,no se el qué,pero algo iba a hacer.
Harto también de sus hostias y encima luego por satisfacer a mi jefe le tengo que pagar su rueda,pero si ella misma se las busca por el amor de dios.
Llegamos y Jeremy volvía a estar esperando impaciente para aparcar mi tan amado coche.
Bajé la ventanilla y le negué con la cabeza.
-Hoy no hace falta.
Su cara cambió a desilusión.
Puse los ojos en blanco,bajé las ventanillas de atrás y dejé que viera al tío de la pistola.
Jeremy dio dos pasos atrás,era obvio que ya lo había entendido.
Volví a subir las ventanillas y esta vez aparqué yo.
Max cogió al tío y salimos como un buen equipo.
Estaba que irradiaba felicidad,esta vez habíamos hecho un buen trabajo y Jack nos recompensaría muy bien.
Subimos,Felinda estaba atendiendo a un cliente,pasé por su lado y le guiñé un ojo,ella me devolvió el guiño con una perfecta sonrisa.
Quizá mas tarde me ocuparía un ratito de satisfacer sus necesidades.
Me atusé el pelo alborotado y me arreglé un poco mi nuevo traje.


Fui a la pequeña nevera de mi despacho,la abrí y me serví un delicioso Bloddy-Mary.
Bebí un sorbo como celebración por la misión realizada.
-Mmm,que bueno está.
-Eh dame un poco,no seas agarrado.
Dijo el tío loco.
Max le calló metiendo el brazo de la escopeta por su boca.
Reí.
-Muy bien Max,si se pasa aprietas el gatillo y pum,uno menos.
El río y nos levantamos.
Llegué al despacho de Jack y abrí la puerta feliz y eufórico.
Jack estaba con una chica morena en su regazo.
Muy tranquilo,sin casi importarle que ella estuviera mostrando sus encantos para conseguir algo que todos sabemos lo que es.
Carraspeé y miré hacia otro lado.
La chica se levantó,miró a Jack y salió muy despacio hacia la puerta,le volvió a echar una mirada y cerró.
-Bueno,pensaba que esto era una agencia y no un club de putas.-Dije sentándome tranquilamente.
Jack ni pestañeó,solo nos miró con muchísima mala leche.
Me acojoné mas de lo debido.
¿Qué habríamos hecho ahora?
-¿Cuánto entenderás que yo no trato a una mujer como un trapo?.-Dijo casto con una voz de diablo estremecedora.
No me dejé acojonar aunque lo estuviera.
Max como siempre sin abrir la boca ni en un solo momento.
-¿Me estás diciendo que yo las trato así?
-¿He dicho yo qué hables?
Cerré la boca,esperaría que hablará,se descargará y luego haría aparecer al loco del cementerio para que de una vez alegrara su larga cara.
Se acomodó en el sillón y volvió a fijar sus ojos en mi,luego a Max y luego otra vez en mi.
¿Por qué no quedaría en Max?
-No habéis cogido el avión.
-No.-Dije.
-¡No era una pregunta!
Me pegó un buen guantazo e hizo que cayera de la silla.
Solo me agarré la mandíbula y cagado en los calzoncillos me senté otra vez en la silla.
-Tu no entiendes algo Zayn.-Dijo pegando un trago al Bloddy-Mary que había dejado en su mesa.
Max tragó saliva mirando la situación muy asustado.
-Somos una agencia,tu eres un agente,yo tu jefe,si te digo que te vayas al congo,te vas al congo,si te digo que te vayas a china,te vas a china.
Puse los ojos en blanco.
-¿Puedo hablar ya?.-Dije harto.
Pegó un manotazo a la mesa.
-No.
Joder,¿De verdad que los hombres no tienen la regla?
-¿Le habrás pagado a la chica su rueda verdad?
Asentí.
-Algo que has hecho bien.
Encendió su puro.
-¿Y tu qué rata de cloaca?.-Dijo mirando a Max.-¿También se te olvidó coger el avión?
Max negó.
-¿No?
Volvió a negar.
-Entonces no lo cogiste porque no te dio la gana.
Max puso los ojos en blanco y negó con la cabeza.
-¿Por qué me niegas con esa enorme cabeza?
Sin decir palabra,me levanté,me dirigí hacia la puerta y la abrí.
Allí estaba el loco de pie,viendo pasar a todas las secretarias con mas cara de loco.
Lo cogí y con todo mi enfado lo eché hacia el despacho y volví a cerrar la puerta.
Jack me miró,luego miró a la presa y sonrió.
-Oh.-Dijo.
-Eso estábamos intentando explicarte antes de que tu enorme enfado y tu enorme ego nos interrumpiera a los dos.-Dije muy cabreado.-¿Entiendes de una jodida vez porque no hemos cogido el avión?
Max por fin pudo gesticular las palabras.
-Jefe.-Dijo.-El tío todavía no se había ido a Texas,quien te lo dijera te mintió.
-A mi nadie me miente.
-Pe...
-Nadie.
-De acuerdo.-Dije.
Hizo una llamada y todos nos quedamos en silencio.
Colgó.
-¿Y bien?.-Dije.
-Sigue habiendo uno en Texas.
Mierda,entonces ya si que la habíamos cagado.
-¿Tenemos que ir hasta allí?.-Dijo Max.
-Si.
Joder.
-¿Cuando?
-Esperad y os llevo yo mañana.
-¿Cómo?.-Dijo.
-En el gorrocoptero de doraemon,¿Cómo piensas qué iremos idiota?
-¿En helicóptero?
-Bingo.
Mierda,me acojonaban las alturas.
-¿Algún problema?.-Dijo.
-¿Yo?
-Si,tu.-Dijo serio.
-Ninguno.
-Estupendo.
Se volvió a sentar en la silla y abrió uno de sus cajones.
Sacó dos fajos de billetes,uno me lo dio a mi,otro a Max.
-Muy bien,habéis conseguido una misión,solo una.
Max y yo nos sonreímos victoriosos.
-Ahora coger esa puerta y largaos.
Salimos sonrientes y la chica de antes volvió a entrar cerrando las puertas.
¿Cuántos secretos tendría el misterioso Jack que contar?




No hay comentarios:

Publicar un comentario